Introducción

En este blog sólo pretendo hacer algunos comentarios sobre el cuidado y mantenimiento de animales, proyectos de cría en cautividad, noticias e investigaciones zoológicas interesantes y en definitiva temas de fauna que me resulten interesantes.
En todo caso serán mis opiniones y si alguien se siente molesto con ellas... que deje de leer el blog, porque no pretendo crear polémicas ni las voy a aceptar.
Espero que sea de vuestro interés.

sábado, 15 de julio de 2017

¿Un tigre de tasmania vivo?

Recientemente Paul Day, un miembro del grupo The Thylacine Awareness Group of  Australia, ha publicado un vídeo que muestra un animal corriendo y que podría ser un tigre de Tasmania (Thylacinus cynocephalus).


Ojalá lo sea, pero francamente creo que no es una prueba de la supervivencia de esa especie. Sí que es cierto que el animal que aparece en el vídeo no parece correr como un perro o un dingo, sin embargo tampoco parece que corra bien, sino que da la sensación de no apoyar bien o casi cojea en una de las patas delanteras. Es posible que simplemente sea un perro tipo galgo que apoya mal.

martes, 11 de julio de 2017

Vencejo accidentado

Esta tarde me ha llamado una amiga. Su padre se había encontrado un pájaro que no podía volar y no sabían que hacer con él.


Me mandó una foto del animal y vi que era un vencejo (Apus apus) y lo tuve claro, desde el suelo no son capaces de remontar el vuelo, así que había que dejarle en alto o "lanzarle" alto a menos que tuviera algo roto, claro. Pero aunque lo intentaron, no volaba.

Me he pasado a por el pájaro y no he visto que tuviera nada fracturado, así que le he llevado a un parque. He intentado que él mismo saltara desde un punto un poco alto, pero como no parecía estar por la labor le he lanzado con suavidad a cierta altura y se ha ido volando, parece que el problema sólo era la altura.




Los vencejos son unos extraordinarios voladores. Apenas se posan más que en las paredes rocosas donde anidan y, desde ellas, se dejan caer para volar. De hecho durante casi 9 meses al año comen, se aparean y duermen en vuelo. Están tan adaptados a volar que, aunque sus garras son muy fuertes, sus patas son muy cortas lo que no les permite saltar, y eso les hace incapaces de remontar el vuelo desde el suelo.

domingo, 2 de julio de 2017

Cuora flavomarginata; urgencia, puesta y baja

El pasado 5 de Mayo, viernes, he tenido una emergencia veterinaria. El susto ha sido de aúpa y he tenido muchas dudas sobre si el animal sobreviviría​, pero conforme han pasado los días la cosa ha ido algo mejor...

Al llegar para hacer la revisión a los animales me encontré con una mancha de sangre en el suelo. Pensé en que habían vuelto las ratas y que algún pájaro había sido sacado de su jaula y devorado allí, pero el susto fue aun mayor. El terrario que estaba encima del lugar de la mancha estaba abierto y vacío...


Me puse a buscar al animal, la hembra adulta de Cuora flavomarinata, que tenía aislada en ese terrario a la espera de su puesta de huevos, y la encontré en una esquina con la cabeza metida totalmente dentro del caparazón y llena de sangre en esa zona. Lo primero que pensé fue en una hemorragia interna y además había sangre en el caparazón, así que inmediatamente la llevé al veterinario, que ya estaba cerrado cuando llegue, pero afortunadamente Arantxa, de Animal Lago Veterinarios, me la pudo atender de urgencia. El miedo a una hemorragia interna quedó algo minimizado pero no descartado porque durante el trayecto defecó normal, sin sangre. Eso sí, al manipular al animal para la anamnesis empezó a sangrar por boca y nariz de una forma exagerada. Afortunadamente no parecía una hemorragia interna que afectara al pulmón, sino que ha debido caer de bruces y se había facturado parte de la mandíbula, pero aún así la perdida de sangre ha sido mucha y el pronóstico no era nada bueno: "Si sobrevive a la perdida de sangre habrá que reconstruir la mandíbula".


Tras sedarla, para quitarla dolor y que no se moviera mucho evitando así que sangrara más, el animal se ha quedó más tranquilo y dejó de sangrar, así que posiblemente los vasos sanguíneos rotos se cerraron bien. 


La primera noche fue tranquila, el animal la pasó bien aunque dejando un hilillo de saliva con sangre, pero no ha sido mucho. A media tarde la dí un baño con agua templada para hidratarla y la dejé un rato en el agua. Bebió y no hubo más pérdida de sangre excepto un poco desde la mandíbula, así que tras secarla le puse calor de nuevo. Intenté que comiera algo dándole plátano machacado, aunque con la mandíbula así no creía que pueda alimentarse bien, y mucho menos con algo mas duro, pero me ha sorprendido que haya mostrado interés por él, aunque no comió nada. La segunda noche no hubo tampoco problemas y no sangró, sólo presentó una pequeña mancha de lo que le queda en la boca, lo mismo que la tercera noche. Esta última además le inyecté el sedante y el antibiótico y la mañana del cuarto día la dejé pienso para tortugas reblandecido con agua para que pudiera comer algo, pero tampoco comió nada. Y durante una semana no la ví comer nada: ni pienso humedecido, ni gelatina ni plátano machacado. El único cambio fue la aparición en la parte inferior del cuello de una hinchazón, posiblemente un edema debido a la acumulación ​de liquido, sangre, pus... La llevé a revisión y aprovechamos para embucharla papilla para alimentarla. Al manipularla empezó a salir por la boca y nariz algo del tejido y sangre procedente de esa zona.

Dado que yo no podría embucharla sólo (hemos estado tres personas para hacerlo), se quedó en la clínica durante dos semanas para ir poco a poco embuchándola cada dos o tres días, aunque los fines de semana la he tenido en casa, ya que la clínica cierra. En los dos primeros fines de semana la he dado pienso carnívor que he puesto en el agua y aunque es posible que haya comido, porque el pienso ha desaparecido, pero no la he visto comer. Sin embargo la tercera semana la cosa ha cambiado mucho. Ha comido pienso para perros en forma de paté ella sola, por lo que no ha vuelto a la clínica.

Sin embargo y pese a la voracidad con la que comió durante una semana, dejó de hacerlo de repente. He pensado que podría estar intentando poner los huevos, así que el lunes 12, tras más de un mes de vigilancia, la he devuelto al terrario de puestas (esta vez cerrado con llave, nunca se sabe) y a los dos días la he palpado y no he notado huevos... pero tampoco los ha puesto. Es posible que los haya cambiado de posición para realizar la puesta y por eso no los he podido detectar, no es algo extraordinario.

Sin embargo el final ha sido agridulce. Tras dos semanas tranquila se ha producido un corte de luz y una bajada tremenda de temperatura. Entre eso y la bajada de defensas el animal ha fallecido el día 30. Yo no podía hacer una necropsia, y cesárea post-morten para sacar los huevos, para ver si había algo raro, pero afortunadamente mi buen amigo José Manuel estaba conmigo en ese momento y me hizo el favor de sacar los huevos e incluso poner en incubación uno de ellos. El otro estaba claramente estropeado. Además me comentó que el hígado tenia una parte negra y con aspecto de paté, así que posiblemente sí que había hemorragia interna después de todo.

Comparado con los demás huevos que tiene incubando José Manuel, este ha sido enorme.

Esa tortuga llevaba conmigo unos 10 años, el primer huevo que puso me dió mi primera tortuga nacida en cautividad (salvo las de la facultad, claro, aunque esas no eran mías) y casi cada año ha puesto huevos que he sacado adelante aunque al final siempre se han malogrado. Espero que esta última puesta sea viable.