Introducción

En este blog sólo pretendo hacer algunos comentarios sobre el cuidado y mantenimiento de animales, proyectos de cría en cautividad, noticias e investigaciones zoológicas interesantes y en definitiva temas de fauna que me resulten interesantes.
En todo caso serán mis opiniones y si alguien se siente molesto con ellas... que deje de leer el blog, porque no pretendo crear polémicas ni las voy a aceptar.
Espero que sea de vuestro interés.

sábado, 30 de diciembre de 2017

Trachemys scripta microoftalmica

Ejemplar en 2003
El pasado mes de noviembre se cumplieron 17 años desde que adquirí un ejemplar muy curioso de tortuga de orejas amarillas, Trachemys scripta scripta. Por aquella época yo estaba estudiando en la Universidad de Extremadura, en Badajoz. Un domingo me encontraba con unos amigos comiendo unos bocadillos en un restaurante de un centro comercial y, como hago siempre, me acerqué a ver el escaparate de la tienda de animales a ver las tortugas que habían recibido hacía poco.
En el año 2000 era frecuente que los envíos de Trachemys scripta tuvieran alguna sorpresa (ejemplares de Pseudemys, algunas Trachemys de especies poco comunes y a veces cosas más raras, como Chrysemys picta), así que siempre me fijo en los animales a ver qué veo y, para mi sorpresa, me encontré con una pequeña Trachemys scripta scripta un poco rara. No tenía ojos visibles y su mandíbula estaba desviada. Lo malo; era domingo y la tienda estaba cerrada. Lo bueno; que al día siguiente me salté las clases y pude ir a comprarla a primera hora. La cara de sorpresa del vendedor al ver lo rara que era la tortuga y una rebaja de precio a 1000 pesetas (6€ al cambio), porque no pensaban que el animal pudiera sobrevivir me hizo propietario de un curioso ejemplar con microoftalmia.

Fotos del ejemplar en 2008

Pese a que ni yo mismo creía que podría sobrevivir, ya lleva conmigo 17 años. Ha llegado incluso a poner huevos y actualmente pesa cerca de dos kilos de peso.

Fotos de 2013 (para su registro por ser especie invasora)

miércoles, 27 de diciembre de 2017

Leiocephalus schneideri catatónicos

Hay días en los que uno no gana para sustos. El pasado sábado llegue a ver los animales y me encontré que estaba sin luz. Eso implica que tenía las instalaciones sin calefacción, lo que ya me ha dado algún disgusto previo, como la muerte por frío de mis geckos dorados hace un año. Esta vez por los temporizadores he calculado que la falta de luz ha sido de unas 5 o 6 horas, pero podría haber sido de más de 24 horas, porque el viernes no pude ver los animales.

En cuanto solucioné lo de la luz, me puse a revisar instalaciones. Uno de los Chalcides ocellatus que me quedan no lo he podido encontrar, estaba muy bien escondido lo que tampoco era mala señal, y el otro estaba bien y, en cuanto ha tenido luz y calor se ha puesto a beber agua.

El susto ha sido con los Leiocephalus schneideri, pequeñas iguanas terrestres de Madagascar. La hembra estaba totalmente quieta enterrada entre un montón de hojas. Aunque viva estaba catatónica. 


La coloqué sobre una de las piedras, cerca de la luz y en la pared donde está la manta calefactora y poco después estaba algo más "viva", pero tampoco mucho más. El macho, que normalmente está escondido cuando llego y apenas logro verlo pese a ser mucho mas grande que ella, estaba también catatónico así que lo he colocado junto al calor.


Lo único que podía hacer era esperar a ver cómo evolucionaban, así que me aseguré de que tuvieran comida y agua fresca y les dejé tranquilos. Al día siguiente estaban ambos bien, aunque aún menos activos que de costumbre.


Lo malo ha sido que después ha habido otro corte de luz y he vuelto a encontrarlos igual, así que he decidido pasarlos temporalmente a un contenedor y meterlos en el invernadero. Si se va la luz al menos ahí el calor se mantiene mas tiempo.


lunes, 18 de diciembre de 2017

Un huevo de Pareodura pictus

El 11 de diciembre, apenas dos meses después de haber adquirido mi trio de Pareodura pictus he tenido mi primera puesta. He encontrado un minúsculo huevo al revisar los animales. Realmente ha estado a punto de pasar desapercibido porque es muy pequeño y porque el sustrato del terrario de los animales es arenoso y está lleno de hojarasca, así que lo he visto de milagro.

Lo he puesto a incubar, a ver si hay suerte y está fecundado. No sé cual de los animales ha hecho la puesta. Creo que tengo dos hembras y un macho, pero no puedo estar seguro porque no los he manipulado demasiado para comprobarlo. Aún así espero que la incubación siga su curso y en un par de meses tener un pequeño gecko.

Un par de días mas tarde he encontrado un segundo huevo, pero estaba roto.

domingo, 10 de diciembre de 2017

Una tortuga de Annam en casa

A mediados de noviembre me ha llegado una sorpresa desde Valencia. Ya contaba con ella, pero no sabía que estaba en camino hasta que me avisó mi amigo Jose de que tenía una cosa para mí de parte de Txema: un ejemplar juvenil, supuesta hembra, de Mauremys annamensis. Este animal también ha sido criado por Harald Artner, lo mismo que los últimos que he llevado para el proyecto del zoo, aunque este animal se queda para formar mi propia pareja de cría y no irá al proyecto del zoo.



Lo cierto es que tener un animal de esta especie es realmente interesante. No son animales especialmente llamativos en cuanto a color o comportamiento, pero sin duda su interés desde el punto de vista de la conservación es evidente. Al fin y al cabo está prácticamente extinta en la naturaleza, y lograr un número elevado de animales en diversos grupos de cría quizá sirva en serio para evitar su extinción.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Una cría de gecko leopardo

Si hay un saurio habitual en terrarofilia es sin duda el gecko leopardo (Eublepharis macularius). Con sus muchas mutaciones de color es, además de francamente bonito, una especie resistente, recomendable para principiantes y además fácil de reproducir. Por eso me resulta más triste decir que jamas he tenido suerte con esta especie y nunca la he criado. Entre machos muy jóvenes y hembras muy viejas, "hembras calientes" adquiridas como machos y demás historias nunca he tenido juveniles nacidos en casa. Los que tengo actualmente son dos hembras adultas y un macho. Una de las hembras ni siquiera conozco el año de nacimiento porque me la regalaron después de estar seis meses perdida en la casa del anterior propietario, imagino que a base de arañas y demás microfauna doméstica.


Y hace cosa de dos semanas me han regalado mi último gecko leopardo. Un precioso juvenil. Una antigua alumna se puso en contacto conmigo para preguntarme si me podía hacer cargo de su animal, dado que no podía seguir teniéndolo.  Desconozco la mutación y el sexo, pero es evidente que es un ejemplar nacido esta pasada primavera, con lo que espero poder sexarlo pronto e iniciar un grupo de juveniles con él.


La verdad es que es un animal muy activo y come muy bien los microgrillos que le he ido dando. Lo mantengo en un contenedor dentro del "invernadero" que uso para los geckos y que ahora en invierno es imprescindible para ellos, dado lo que bajan las temperaturas.