Introducción

En este blog sólo pretendo hacer algunos comentarios sobre el cuidado y mantenimiento de animales, proyectos de cría en cautividad, noticias e investigaciones zoológicas interesantes y en definitiva temas de fauna que me resulten interesantes.
En todo caso serán mis opiniones y si alguien se siente molesto con ellas... que deje de leer el blog, porque no pretendo crear polémicas ni las voy a aceptar.
Espero que sea de vuestro interés.

miércoles, 31 de octubre de 2018

La instalación de Rhacodactylus ciliatus

Me gusta hacer instalaciones con plantas naturales siempre que tengo ocasión, pero desgraciadamente muchos de mis animales las destruyen en poco tiempo o, peor aún, se las comen. Dado que muchas plantas disponibles son venenosas es un problema. No suele ser este el caso de las instalaciones de los saurios arborícolas que tengo, dado que son bastante pequeños y además no suelen comer plantas, pero las tortugas las destrozan enseguida. Así que he querido preparar un buen terrario para el Rhacodactylus ciliatus. Lo he adornado con el corcho con el que me lo dieron, y lo he plantado con musgo, pothos y algunos líquenes que había en unas ramas que he encontrado tiradas y que me han venido muy bien para el terrario. 



Dado que ya come la papilla por su cuenta (aunque no le he visto comer sí que ha desaparecido papilla), y no solo con la cuchara, lo he trasladado a la nueva instalación hace un par de días. Lo único que no he visto aún es que coma insectos por su cuenta, pero espero que empiece a hacerlo pronto.

domingo, 14 de octubre de 2018

Una inspección, un sapo y un ciliatus

Aunque mis animales ya estaban microchipados hacía tiempo, no había puesto al día el registro en el SOIVRE aún y, a mediados de agosto, pude hacerlo por fin. Debido a ello a mediados de septiembre pasé una inspección del SOIVRE para verificar las puestas, los chips de los adultos, fotos de las crías y los papeles de las últimas adquisiciones de especies CITES adquiridas en los últimos años. Teniendo en cuenta que no tenía un papel ordenado desde hacía 3 años me ha venido muy bien la inspección, porque me he obligado a dejarlo todo bien colocado por fin, y reconozco que después de encontrar en el local antiguo una de las carpetas con un nido de ratón dentro, me considero afortunado de que para hacer el nido esa ratona sólo uso documentos inútiles, y no perdí nada más que los resúmenes que me imprimo cada año a partir de mi base de datos, de los que puedo sacar tantas copias como quiera.

Una vez verificado que todo estaba en orden he podido tirar algunas puestas, dado que muchas fueron inviables y, en el caso de los huevos viables de Zonosaurus karsteri y Pareodura pictus, los he retirado porque se rajaron. No obstante también tengo una puesta de 2 huevos de Rhinoclemmys pulcherrima manni. está en dispausa desde finales de Agosto y no muestra signos de desarrollo, pero he visto apareamientos, así que a ver si hay suerte esta vez.

La parte mala es que también he tenido algunas bajas: he perdido un par de tortugas, al macho de ninfa y dos saurios, pero por otro lado he aumentado las especies que mantengo, ya que he aprovechado el verano para visitar algunas tiendas que me quedan lejos y así he podido elegir una bonita pareja de diamantes de babero. También compré una cuarta Isabelita del Japón bruna para cerrar una pareja, pero además de estar mal sexada, la encontré muerta unas semanas más tarde.

Por último he adquirido un par de (supuestas) hembras de Scincus scincus, ya que perdí una hembra, un macho de gecko tocay (Gecko gekko) para acompañar a mis dos hembras y un pequeño sapo cornudo (Ceratophrys cranwelli) de color ancestral. Es un sapo por el que siempre he sentido curiosidad y dado que iba a comprar uno para otra persona, me he dado el capricho de hacerme con uno y la verdad es que es un ejemplar la mar de divertido. Come cualquier cosa que le pase por delante y le entre en la boca y, como todos los de su especie, es muy voraz. 


Para rematar, me han puesto en contacto con una chica que quería retirar un gecko crestado (Rhacodactylus ciliatus). Hablé con ella y casi sin darme cuenta he vuelto a tener esta especie que, lo mire por donde lo mire, me fascina. Es un macho de unos 4 o 5 años algo caprichoso, ya que sólo come la papilla y cuando se la das con cucharilla. Va a ser un reto interesante lograr que coma variado y por sí mismo. Si veo que va todo bien, seguro que le busco una pareja, pero de momento lo tengo controlado en un terrario pequeño para ver si come sólo.